lunes, 14 de agosto de 2017

reseña de "box", por paola senseve

El arma de Ismael. Breve ensayo sobre “Box” de Ismael Velázquez Juárez:
Paola R. Senseve Tejada

Escribir un poema es como tallar un pedazo de madera, o quizá más apropiado sería decir un pedazo de piedra, donde la mayoría del todo, estorba. Decidir pasarse la vida esculpiendo piedras y asumir que la escritura es un trabajo donde el 90% de lo que hagas no servirá, es tan solo el punto de partida.
Esto es algo que terminé de comprender cuando llegué al primer libro que leí de Ismael Velázquez Juárez: Lugares y no lugares para no caer muerto en Richard Brautigan (2014).  Instantáneamente me sentí atraída hacia la simpleza con la que aborda el poder de decisión que te puede llevar a la muerte. Sin dramas, pero con belleza, cotidianeidad, sin tantas preguntas, solo una respuesta por delante y a ver qué pasa, como la vida misma. Esa sencillez conceptual de la muerte, es también equivalente a la economía de las palabras en la poesía de Ismael.
Este año, Ismael Velázquez Juárez presenta BOX, un libro de su poesía reunida entre los años 1985 y 2015. Se trata de una selección del también poeta mexicano Jorge Posada para Luzzeta editores en México. Esta singular obra poética, comienza con los poemas de ese primer libro que leí de Ismael. Versos que son pequeñas cápsulas de historias contadas con desenfado desde la voz madura de un hombre, un poeta que sin la necesidad de muchas palabras es un poderoso narrador que me hizo re pensar a Joseph Brodsky: “…todo poema, trate sobre lo que se trate, es en sí mismo un acto de amor, no tanto el que pueda sentir un autor por su asunto, sino el amor que la lengua siente por un fragmento de realidad.”
Box continúa con la aparición del trabajo visual de Ismael, para así irse intercalando a lo largo del libro con sus otras publicaciones. Ser poeta se trata básicamente de pretensiones. Pretender habilidad, pretender pasión, pretender conocimiento, pretender tener buenas ideas, pretender escribir algo que sobreviva al tiempo. Pocos poetas, quizá, los que más amo, dejan las pretensiones y se internan en la búsqueda de una obra como si fuera un laboratorio científico, donde tienes tu pequeña hipótesis, crees en ella y vas jugando con distintas cosas para comprobarla. De hecho, no es casualidad que muchos de estos artistas no hayan podido tener éxito en cada experimento, y entonces la necesidad de una nueva hipótesis viene constantemente. Ismael prueba con todo, la hoja en blanco, las fotografías, la tecnología, la poesía visual, el arte contemporáneo. Y es que así es un poeta; porque un poeta no puede tener límites.
En la escritura de un poema hay una aguda tensión entre lo que deseas decir, lo que dices y la certeza de que jamás serán lo mismo. Lo único que queda, son las aproximaciones, sin embargo, intentar aproximarse es más que un trabajo de lenguaje. Ismael es un poeta existencialista que plantea preguntas que luego hacen eco en tu cabeza como solo lo logran las palabras más simples, las más hermosas, las más desconcertantes.
La cotidianeidad es sin duda un espacio muy explorado en la literatura en general, debe ser porque nadie sabe lo que es normal, porque el día a día pasa sin treguas, adormeciéndonos al  punto necesitar a la poesía para despertarnos del letargo y ver, realmente ver. Son pequeñas las cápsulas de historias poéticas que nos regala Ismael, que cuando llegan a nuestra cabeza, se hacen películas, tal vez mudas, que pueden estar rodando el día entero. Y al final es como quedarse en silencio masticando con los ojos dos o tres palabras en apariencia inútiles, pero totalmente obsesivas.
Así, el trabajo de laboratorio ha continuado sin pausa en la obra de Ismael y resulta evidente en Box porque este libro nos muestra su trabajo a lo largo del tiempo. Un trabajo fundamentalmente poético en todos los sentidos artísticos donde entran en juego los idiomas, las formas físicas, los vacíos, las matemáticas. Las posibilidades lúdicas e interpretativas son infinitas allí donde se han traspasado las barreras de lo convencional, ya esto no los enseñarían grandes maestros como Oquendo de Amat o el maravilloso Juan Luis Martínez: la poesía no se detiene en los limites de la palabra escrita.
Alguna vez Patty Smith dijo que ella quería escribir, pero sentía que al acto de escribir le faltaba physicality. Me imagino que algo parecido también piensa Ismael, que debe movilizarse alrededor de varios lenguajes para encontrar un punto de comodidad con lo que busca decirnos. Patti pinta, dibuja, canta, toca la guitarra; Ismael usa también el dibujo, la fotografía, los colores, los objetos muertos, la música del silencio. Ambos son, básicamente, poetas que transforman la materia.
Leyendo Box también tuve la impresión de que el viaje temporal de Ismael es algo así como un camino hacia la brevedad. Todos son poemas cortos, muy bien trabajados, bastante narrativos y que remiten a imágenes muy claras. Mientras que mirando Box -las imágenes-, sentí lo contrario, la interpretación se vuelve confusa, tienes que mirar bien, mirar de nuevo fuera y dentro de ti mismo.
Al final Box, es la muestra perfecta de una obra reunida que es eso: UNA OBRA, que pieza a pieza fue construyéndose a lo largo de los años, en los que una sola idea giraba en la cabeza de Ismael Velázquez Juárez y luego a toda velocidad salió disparando a objetos quietos y en movimiento para ser el arma que siempre quiso ser.

Selecciones personal
girum
permanezca de pie sobre
una pequeña idea giratoria
luego
a toda velocidad
gire sin control
observe cómo sale disparado
en fragmentos
en proyectiles
sea el arma
que  siempre
quiso ser


Lugares y no lugares para no caer muerto en Richard Brautigan

algunos amigos muertos
y yo
nos reunimos
en esas tardes de ocio
que abundan en la muerte
y mientras
tomamos cerveza muerta
y escuchamos música muerta
nos sentamos a mirar la vida
igual que los vivos
miran la televisión


Paola R. Senseve Tejada.


martes, 8 de agosto de 2017

septic system owner’s manual

llegó a su casa un día de verano 
para encontrarse con un gran charco de mierda 
en el patio delantero 
mientras miraba desconcertado
cómo aquella masa pestilente cubría
poco a poco todo el jardín
alguien se acercó y le dijo:
"vecino, parece que su sistema séptico murió"
él siguió mirando la mierda expandirse
hasta entonces supo que el drenaje
igual que todo
muere un día
mientras la mierda sigue

soldado desconocido en actividad desconocida frente a pared desconocida


martes, 4 de julio de 2017

poema idiota 70

los niños no crecen
ni se hacen adultos
viven en cuevas
huyen a la selva
o se ocultan en sótanos
para no ser vistos
hasta que mueren
lo demás 
es una fantasía nuestra
en la que crecemos
nos hacemos sabios
y más fuertes
y cuidamos de los niños

serie: retratos (5)


jueves, 8 de junio de 2017

lo que es tiene la forma ya de lo que no va a ser

(para sergio ernesto ríos)

como casi todo
nada tiene que ver
con nada
pero ahora que recuerdo
a un amigo que murió
sobre una pista de baile
sin siquiera saber ni querer bailar
me viene a la mente también
algo que leí creo
en una revista selecciones
el sobreviviente
de un naufragio
en el ártico
después de meses
de recuperación
se ve obligado a buscar trabajo
en todas sus solicitudes
en el renglón donde preguntan
por qué dejó su último empleo
solía poner

mi barco se hundió